Opinión
¿Y si este año no hay Navidad?
5 diciembre 2012
1
, , , , ,

Llega el invierno y, con él, las luces de colores, los putos villancicos y los niños disfrazados de muñeco de Michelón -por aquello del copyright- corriendo por las calles. Con todo esto, los Baltasares que ya no van pintados y los Papanoeles que ya no llevan barba postiza infestan los centros comerciales y los que cometemos la imprudencia de estudiar en tiempos de crisis cuando podríamos bienganarnos la vida malvendiendo poesía en el Metrodemadridinforma -que ya se escribe todo junto y sin comas para facilitar los partes de huelga- nos encerramos en casa para fingir agobio y responsabilidad frente a los exámenes de enero. Algunos, los guays, los tenéis en diciembre. Bien, pues que os jodan.

Como veis, porque estos despotriques y desvaríos no se escriben solos, vuestro amigo -eso siempre, de los pocos que aguantáis más de cien palabras mías juntas sin querer suicidaros o/y matarme- Palas viene para desearos una corta Navidad, ya que es lo único que, sin duda, podría hacer que fuera feliz. Sin embargo, porque ni embarga ni desahucia, este año la Navidad puede que no llegue por aquello del fin del mundo que anunciaron los mayas con la inestimable ayuda de John Cusack, un señor muy guapo, según mi abuela. De modo que este año no pienso escribir ni una sola palabra sobre la festividad en sí, las cenas sin comida de postre o los trajes sin gala que os empeñáis en vestir. Este año no.

¡Oh, Dios mío! ¿Qué vamos a hacer sin Palas para amenizarnos las fiestas? Señoras, no se alteren, que tendré que estudiar igual y el no poder beber alcohol me dejará tiempo libre para atenderlas como se merecen, amén de varias taras mentales que quedarán al descubierto si mi teclado me lo permite y sus pantallas se lo muestran. Pero queremos que insultes a la Navidad y te pongas en plan bohemio Tim Burton. Y yo quiero que rueden y estrenen American Pie 27 y resulte ser buena, pero he asumido que no va a pasar y ahora me encuentro un paso más cerca del Nirvana. El de los calvos, no el de Cobain. Si me oyerais tocar la guitarra entenderíais por qué tengo que descargar escribiendo. Guarro. Metáfora, señora, era una metáfora. Coño.

Sea como fuere o como estuviere, el frío está aquí y estoy ya cerca de las cuatrocientas palabras para contároslo. ¿Os parecen muchas? Más gastan los telediarios todos los años y conmigo, o al menos eso espero, os reís. Sin más que añadir, espero leeros por aquí, que los comentarios que dejáis me ayudan a saber que no estoy solo en mi demencia.

Artículos relacionados

/ Igual también te interesan estos artículos...

Salvaje

Acabo de leer ‘Salvaje’ de Cheryl Strayed

Llega el invierno y, con él, las luces de colores...

Leer más
LoveHotel

Los populares hoteles del amor japoneses llegan a España

Llega el invierno y, con él, las luces de colores...

Leer más
colonia

Aquí huele a frasco encerrado

Llega el invierno y, con él, las luces de colores...

Leer más

Hay 1 comentario

  • Pitu dice:

    Sabes que no estás solo, que eres un grande, que da gusto leerte. Aunque todo sería más sencillo, con un maldito fax.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR